Categorías
Sin categoría

La deuda es buena cuando se destina a la inversión

La deuda es buena cuando se traduce en inversión, es lo que señala el reconocido economista australiano Ross Gittins en uno de sus artículos en Sydney Morning Herald (ver aquí).

Esto es algo que debería tener muy en cuenta Colombia dado el crecimiento de su endeudamiento en los últimos años, el cual se refleja en sus déficits en la balanza comercial (importaciones mayores a las exportaciones).

Se debe entender que la deuda crece cuando un país importa más de lo que exporta, puesto que el diferencial de los dólares que salen (importaciones) no se cubren con la cantidad de dólares que entran (exportaciones) y tal diferencia se debe cubrir con deuda externa (deuda en dólares).

El gráfico 1 muestra que en Colombia, la racha de tener superávit en la balanza comercial  de bienes (en promedio el 80% de todo el comercio exterior es en bienes) duró lo que duró el alza de los precios internacionales de las materias primas, principalmente carbón y petróleo. A partir de 2014 hasta 2021 la balanza comercial de bienes fue negativa (ver gráfico 1). 

Por otro lado, el gráfico 1 evidencia el deficit en cuenta corriente, que además de contabilizar las exportaciones menos las importaciones (balanza comercial), toma en cuenta el ingreso neto, que engloba el diferencial de la renta de los factores capital y trabajo extranjeros y nacionales, más otras transferencias como remesas y donaciones de gobiernos amigos.

Gráfico 1. Sector externo de Colombia 2000-2021 

Figure realized with data of Banco de la República.

El deficit en cuenta corriente  indica que el ahorro interno es insuficiente para financiar la inversión. Para entender esto útlimo se debe partir de la siguiente identidad contable:

 

PNB = PIB+IN (1)

 

El Producto Nacional Bruto (PNB) es igual al Producto Interno Bruto (PIB), que contabiliza toda la producción realizada dentro del país en un periodo dado, más el ingreso neto (IN).

Se conoce que el PIB es igual a la suma del consumo (C), la inversión (I), el gasto público (G), y las exportaciones (M) menos las importaciones (M).

 

PNB= C+I+G+(X-M)+IN   (2)

 

Por otro lado, la cuenta corriente es definida como exportaciones netas (X-M) más el ingreso neto (la ultima parte de la ecuación 2).

 

CC= (X-M) + (IN)  (3)

 

Expresado de otra forma:

 

PNB=C+I+G+CC  (4)

 

Despejando CC, podemos ver los componentes de la cuenta corriente:

 

CC=PNB-(C+I+G)  (5)

 

La diferencia entre el PNB, que equivale a todo el ingreso nacional, y el consumo (bienes adquiridos por los hogares) y el gasto público (bienes que consume el Estado), equivale a todo el ahorro del país (S). Por tanto, tendremos que el ahorro menos la inversión equivalen a la cuenta corriente. 

 

CC = S-I  (6)

 

La identidad 6 nos dice que mayor ahorro con respecto a la inversión implicaría una cuenta corriente positiva, pero si la inversión es mayor que el ahorro, tendríamos una cuenta corriente negativa, es decir,  exceso de inversión sobre el ahorro interno ¿Entonces de donde salen los fondos de la inversión si no hay suficiente ahorro? Estos fondos provienen del extranjero, es decir, es la deuda externa que se financia con capital extranjero; por eso la cuenta financiera iguala a la cuenta corriente (ver aquí artículo corto sobre el tema).

Hay que dejar claro que  el deficit en cuenta corriente no debe constituir un problema si dicho endeudamiento está apalancando mayores inversiones de las que el ahorro interno puede financiar.

No obstante, cabe preguntarse si el déficit en cuenta corriente que se explica en la ecuación 6 es producto del incremento de la inversión sobre el ahorro (cuando los capitalistas ven perspectivas de crecimiento), o de una caída mayor del ahorro con respecto a la caída de la inversión (cuando los capitalistas no son muy optimistas para invertir).

 

Deuda creciendo en Colombia ¿Y la inversión?

Si se observan los datos del Penn World Table versión 10.0 que toma en cuenta los agregados de la economía en Paridad del Poder Adquisitvo (PPP en inglés), desde el 2014 el crecimiento de la inversión ha sido negativo, por tanto, si existe exceso de inversión con respecto al ahorro, esto es porque el ahorro tuvo una caída aún mayor que el declive de la inversión.

En el año 2019 la inversión se recuperó junto con el ahorro, siendo el déficit de cuenta corriente en ese año el resultado de mayor inversión sobre el ahorro interno del país.

Los datos del DANE contrastan con lo anteriormente mencionado. La inversión ha crecido en los ultimos años,no obstante, se desaceleró a partir del año 2014. Luego vino la pandemia y su crecimiento fue negativo. Este crecimiento ha sido mayor al del ahorro, a juzgar por los datos del Banco Mundial del ahorro en términos corrientes, además, varios indicadores del ahorro muestran tendencia decreciente a partir del 2011 (ver aquí, aquí y aquí).

En suma, el crecimiento de la inversión en el mejor de los casos ha sido débil.

A continuación se presenta un indicador de inversion sobre deuda, formado por el cociente entre la Formación Bruta de Capital Fijo (FBKF) y el deficit de la Cuenta Corriente para el periodo 2005-2021 (siendo los datos de este último año provisionales). 

Se corrobora que la inversión ha tenido una crecimiento debil frente al crecimiento de la deuda, la FBKF/CC no ha vuelto a los niveles de 2005-2006, a pesar de su recuperación a partir del 2014. 

 

Gráfico 2. Indicador de inversión con respecto al nivel de deuda en Colombia

Figure made by the author with data from DANE (Gross Fixed Capital Formation)and Banco de la República (current account)

 

Por otro lado, su peso en el PIB se ha reducido y ha sido históricamente bajo comparado con los países de crecimiento acelerado (Tigres Asiaticos) que sostuvieron tasas del 30% de inversión/PIB.

Ya sea con ahorro interno (superávit en cuenta corriente) o con ahorro externo (déficit en cuenta corriente), la inversión debe ser financiada y llegar a niveles más altos como porcentaje de la economía para que el país despegue y prospere como lo hicieron los Tigres Asiaticos. 

En el gráfico 3 se observa la tendencia decreciente de la inversión como porcentaje del PIB. Los datos pertenecen al DANE (2005-2021) a precios corrientes y  Penn World Table versión 10.0 medido por el PPP (2000-2019). 

 

Gráfico 3. Inversión como porcentaje del PIB 2000-2021 en Colombia

Figure made by the author with data of Penn World Table and DANE.

La inversión no alcanzó ni el 25% del PIB y presenta tendencia decreciente en los últimos años. Es decir, la economía creció destinando menos porción de sus recursos a la inversión.

El boom minero-energetico que duró hasta el 2014, no logró mantener las tasas de inversión altas y permanecieron muy alejadas de las experiencias de crecimiento económico sostenido de los países del Este asiático,

Además, la inversión por trabajador cayó tendencialmente entre 2014-2019 si se hacen los calculos con los datos del Penn World Table versión 10.0

 

Últimos comentarios

Es razonable que Colombia se endeude y reciba ahorro externo proveniente de países industrializados para financiar su inversión y crecimiento. Además, un país que importa más de lo que exporta está disfrutando los bienes que los extranjeros están dejando de consumir.

Esta última idea es muy difundida por los economistas de la Teoría Monetaria Moderna, como lo expone Bill Mitchell, otro reconocido economista australiano (ver aquí).

El problema entonces podría surgir cuando las deudas no se destinan para financiar la creación de capacidad productiva futura que pague el capital y genere excedentes necesarios para poder expandir la creación de empleo y crear prosperidad.

Por último, historicamente Colombia ha mantenido bajas tasas de inversión y su economía requerirá un mayor esfuerzo de inversión si quiere mantener altas tasas de crecimiento económico. Algo que se hace dificil en un mundo convulsionado por los acontecimientos internacionales de los ultimos años.

La inversión y el crecimiento en la acumulación de capital, son la medula del sistema capitalista que permite el crecimiento y prosperidad futura; sólo a través de la inversión se puede tener ganancias en productividad, competitividad y crecimiento en el mediano y largo plazo.

Entonces, en una economía en desarrollo, tasas de inversión  que no llegan al 30% del PIB y permanecen bajas, o caen como proporción de la fuerza laboral empleada (inversión/trabajador),  sugieren la existencia de un capitalismo débil. 

VIEWS: 300