Categorías
Sin categoría

The Chinese model and the manufacturing of its development

Ilustración realizada por el autor del artículo

Note: As the author of this article I am indebted to Reilly Zandes for assistance in English writing.

China has become an enigmatic economy. Its impressive economic growth sustained over time has summed to a huge size and has driven the country toward its transformation into a powerhouse economic pole that competes with the rest of the industrialized nations.

Although it is true that China has relied on low wages, as has been the case of all countries that have sought capital accumulation, its economic model has more than proven to be a success: its accelerated growth rates have been recorded along with substantial technological change. All of these changes have made possible a strong poverty reduction (Lin, Fang y Li, 1998) with real growth rates of wages, something that was stated by Marx (1865) when he recognized that capital accumulation brings about the strengthening of workers’ bargaining power over their wages, although such a favorable position does not last forever.

In the Little Red Book, Mao Tse Tung (1966) acknowledged that saving is a key element for output expansion. Today there is little doubt that savings and the extraordinarily high investment rates have allowed the fast economic growth of China (Knight & Ding, 2009). The allocation of resources to the expansion of the productive capacity is a common element of any economy that accelerates.  However, many international experiences have shown that for such an expansive dynamic of investment and long-term economic growth to take place, it is necessary for capital accumulation in the manufacturing industrial sector to rise the technological ladder (Chang, 2003; Chang, 2007; Chang, 2010), as is the case of East Asian countries, including China (Lin & Chang, 2009).

 

The mixed Chinese model

China took advantage of the following two elements. On one hand, it tapped into the market advantages of producing goods with exchange value (price and profits), where there is competency between private companies and also, individual enrichment. On the other hand, it stepped up on planning and State-owned enterprises (SOE) production, where the State monopolizes the production of goods with use-value to cater to the needs of the population without individual enrichment. In this sense, China has used both hands, as it was stated by John Ross (click here); the visible hand of the State and the invisible hand of the market.

China learned from socialist camp mistakes and set market reforms before the Soviets, and in the midst of their popularity joined by socialism, it permitted hold of political stability and national independence under the Communist Party’s rule (ibid).

It seems like the Chinese model is the logical development of the guidelines once made by Mao Tse Tung, who in his criticism of Stalin, (click here)  pointed out that in socialism, private ownership is to be maintained despite economic planning. In that way, as long as the capital goods are under the command of the bureaucracy, the consumer goods should be under the market logic.  The Communist Party of China took control of the main industries, and delegated the remaining industries to the capitalists, who seek the profits ruled by the law of value, having acknowledged the difficulties of planning these industries by virtue of the size of what is planned. The bureaucracy can define the use-value of the heavy industry and infrastructure, but it is unable to plan the huge amount of consumer goods, given the fact that it is not possible to define their use value (click here to see the article of Saikat Bhattacharyya about the topic).

Besides, in Mao’s view, such a commodity production in a socialist context is a commodity production that serves the socialist project. So what the Chinese have done, is to use the production of commodities, while maintaining the planning of the economy and key production of goods by the State; as it was stated by Mao (2004) nine years after the revolution in 1949:

The law of value does not have a regulative function. Planning and politics-in-command play that role… In our society the law of value has no regulative function, that is, has no determinative function. Planning determines production, e.g., for hogs or steel we do not use the law of value; we rely on planning. P.9

So, the market reforms of 1978, which allowed foreign direct investment to enter China, would be the continuation of a guideline already plotted, but this time based on the foreign production of commodities through international trade.

The market reforms, despite being in a country controlled by the Communist party spelled good business for foreign capitalists, who saw China as a big market of producers and consumers to profit from. Thus, the Chinese took advantage of the foreign direct investment, conditioning it for multinationals to transfer knowledge and technology with the purpose of learning and updating the economy.

The capital accumulation and the productive capacity are guided by production criteria driven by profitability, instead of by allocation decreed from above without economic criteria by the political bureau.  Data provided by Knight & Ding (2009) shows evidence that the investment, measured as a share of the GDP, between 1995 and 2005 was made mainly by the enterprises (around 29%), followed by the households (by 5%), and the government (which rose from 2.8% to 4.1% throughout the time).  From another perspective, if the investment is broken down by sector, the enterprises account for three-fourths of the total invested. Moreover, the private companies between 1994 and 2003 did not get to share in the State budget, while the state-owned enterprises and the collective owned enterprises were funded by 11% and 5% by the State respectively.

Lin (1998, 2004) argues that the Chinese strategy lies in the exploitation of the comparative advantages identified by the market and supported by the State. Labor-intensive industries were built given the large disposal of relatively cheap labor that allowed China to compete in the international markets and get a surplus to invest. Years later, along with the capital accumulation, China has become competitive in capital-intensive industries with much more technological sophistication.

 

Manufacturing as leverage for development

China belongs to the historical pattern of countries that industrialize thanks to State intervention (Chang, 2003, 2007). From a theoretical perspective, it can be argued that the State can play the role of the coordinator of industrial activities and channel the economy towards an industrialization equilibrium, with high productivity, with increasing returns to scale (Murphy, Shleifer, Vishny, 1989).

China has delivered a high level of industrialization, measured by 32% of the added value of manufacturing as a share in the GDP between 2004 and 2011 (click here to see data). Although it is true that manufacturing progressively loses share in total production, it still remains above the figures in Japan, Singapore, Switzerland, and, Germany; four of the most industrialized economies worldwide.

At least until the end of the ‘90s, China prioritized its production targets and employment levels over the profitability objectives, keeping its State-owned enterprises and holding its soft-budgets constraints policy to sustain the high levels of investment. After that, the reforms in the public sector came in the form of privatizations as a way to increase profitability (Knight and Ding, 2009). Nevertheless, China never abandoned its industrial policy, as it has been stated in 2018 by the White House Office of Trade and Manufacturing Policy of the United States, when it cataloged such a state intervention as a threat that distorts international prices.

In sum, the Chinese strategy consists of keeping the investment and output backed by the State, allowing the learning-by-doing process of workers through the accumulation of production in the manufacturing sector, which is characterized by its high productivity rates, and delivering its products through the external market, (Knight y Ding, 2009) while keeping the profitability and creating surpluses by way of the private sector (Lin Y Chang, 2009). It is in this way that China would have achieved the structural change that is reflected in its technological upgrade, making economic but no political concessions, as was once done by the Bolsheviks (Bukharin, 1921); restoring capitalism. The Communist Party of China holds the central ruling of the economy instead of a bunch of magnates ( click and click to read about the wealthy people in China and Jack Ma).

 

 

References

 

Bukharin, Nikolai. The new policies of soviet Russia, Chicago: C.H. Kerr & Co., 1921, pp. 43-64.

Chang, Ha-Joon (2003). Kicking Away the Ladder: The “Real” History of Free Trade

Chang, Ha-Joon (2007). Bad Samaritans: the myth of free trade and the secret history of capitalism. Bloomsbury Press.

Chang, Ha-Joon (2010). 23 things they don’t tell you about capitalism. ALLEN LANE an imprint of PENGUIN BOOKS

Knight, John. y Ding, Sai (2009). Why does China invest so much? University of Oxford.

Lin, Justin (2004). Lessons of China’s Transition from a Planned Economy to a Market Economy. Peking University and Hong Kong University of Science and Technology

Lin, Justin. Fang, Cai. y Li, Zhou (1998). The China miracle: development strategy and economic reform.

Lin, Justin. y Chang,  Ha-Joon. Should Industrial Policy in Developing Countries Conform to Comparative Advantage or Defy it ? A Debate Between Justin Lin and Ha-Joon Chang. Development Policy Review, 2009, 27 (5): 483-502

Mao Tse Tung (1966). Quotations from Chairman Mao Tse Tung. The little red book. Foreign Language Press: Pekin.

Mao Tse Tung (2004). Critique of Stalin’s Economic Problems of Socialism in USSR.

Marx (1865). Salario, precio y ganancia. Editorial Progreso Moscú.

White House Office of Trade and Manufacturing Policy. (2018). How China’s Economic Aggression Threatens the Technologies and Intellectual Property of the United States and the World. Recuperado de https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2018/06/FINAL-China-Technology-Report-6.18.18-PDF.pdf

VIEWS: 311

 

Categorías
Sin categoría

Deng Xiaoping y la herramienta capitalista en la maquinaria económica china

Ilustración realizada por el autor del articulo

El presente post expone el ideario económico de Deng Xiaoping, el líder supremo de la República Popular China, referente a las reformas de mercado que iniciaron a finales de 1978 bajo su gobierno. El artículo se basa en gran medida en observaciones realizadas por el líder comunista entre 1979 y 1985.

 

El contexto que da lugar a las reformas

Las reformas de finales de 1978 implementadas por Deng Xiaoping, son el resultado de varios intentos por desarrollar las fuerzas productivas de China.

Entre los años 1949 y 1957 el Partido Comunista de China (PPC) implementó la estrategia de crecimiento desequilibrado (Cheng Chu Yuan, 1971) efectuado años antes en el desarrollo de la Unión Soviética (URSS), donde la industria productora de bienes de capital (plantas, maquinaria, equipos, etc.) era prioritaria y extraía recursos del campo para poder financiarse y crecer (Preobrazhensky, 1926). No obstante, China estaba en condiciones de atraso mayores que la URSS para implementar dicha estrategia (Raymond C L Yeap, 2007) y el surgimiento de la inflación en los productos básicos, los cuellos de botella en el transporte y desequilibrios en la balanza de pagos (mayores flujos de valor hacia el exterior que hacia el interior del país) forzaron la reducción de la inversión y el replanteamiento de dicha estrategia (Cheng Chu Yuan, 1971).

Posteriormente, entre 1958 y 1960 bajo la política de Gran Salto Adelante, se intentó una estrategia de crecimiento equilibrado entre el sector agrícola y el sector manufacturero, empleando pequeños talleres con herramientas rudimentarias y sustituyendo capital por trabajo como forma de acabar con el desempleo. Sin embargo, la falta de conocimiento técnico en la industria y de incentivos para aumentar el esfuerzo en el campo colectivizado, derivó en un enorme deterioro económico bajo la dirección de Mao (Cheng Chu Yuan, 1971; Raymond C L Yeap, 2007). Se hicieron rectificaciones entre 1961 y 1965, y se logró la recuperación económica dando prioridad a la agricultura, la industria liviana y la industria pesada, en ese orden de importancia (Cheng Chu Yuan, 1971).

Las reformas de 1978 no solo tuvieron dichos antecedentes económicos, también le antecedió la política maoísta que reemplazaba los incentivos materiales en el lugar de trabajo por adoctrinamiento político de compromiso comunista: la gran revolución cultural (Cheng Chu Yuan, 1971) que condujo a radicalismos de izquierda.

 

Las reformas de mercado 1978

El desarrollo de las fuerzas productivas constituía una condición fundamental para mantener la estabilidad y el modelo socialista (Deng, 1979A, 1984). La postura económica de Deng Xiaoping se enmarcaba, a grandes rasgos, en los planteamientos de dirigentes comunistas como Liu (Raymond C L Yeap, 2007) y Chen Yun que abogaban por la implementación de elementos de mercado dentro del socialismo, cuando aún vivía Mao.

La dirección del Partido comunista de China tuvo claridad desde un principio de que sin estabilidad no era posible implementar las reformas de mercado, y dicha estabilidad en China, significaba mantener el modelo político de partido único y el veto a manifestaciones que abogaban por la liberalización burguesa que atentaba contra la unidad del país (Deng, 1979B, 1985). Ya en los años 50s Liu había advertido que el partido comunista tendría apoyo popular siempre y cuando hubiese un desarrollo económico estable (Raymond C L Yeap, 2007).

A finales de 1978 las reformas al modelo socialista tomaron lugar primero en las zonas rurales, donde se encontraba el 80% de la población, como forma de dinamizar la mayor parte de la economía, luego se extendieron al resto del país cubriendo tanto la industria como el comercio (Deng, 1984).

No obstante, a pesar de darle cabida al mercado y al capitalismo, Deng alegaba conservar el socialismo bajo la guía teórica del marxismo, pero apegado a la realidad concreta de China. De tal forma, apelaba al concepto maoísta de buscar la realidad a partir de los hechos (Deng, 1984), y un poco más de un lustro después de iniciadas las reformas, Deng continuaba en 1985 proponiendo el fortalecimiento del socialismo como objetivo principal de su política (Deng, 1985), argumentando que el uso del mercado no era exclusivo del modo de producción capitalista y había sido empleado incluso durante el feudalismo (Deng, 1979A).

Deng veía la gestión empresarial capitalista como un tipo de tecnología necesaria para solventar el anquilosamiento del modelo (Deng, 1984). Un tipo de concesión económica, más no política a los capitalistas como argumentara Bukharin (1921) con la Nueva Política Económica que permitió actividad privada en la URSS, pero sin soltar “las ramas principales de la industria” (p.12), lo que en palabras de Xiaoping (1984) serían el mantener “el sector socialista como pilar” (p. 5).

Es importante señalar que, a pesar de los cambios de modelo económico, Mao Tse Tung nunca fue satanizado en China , como sí ocurrió con Stalin en tiempos de Nikita Khrushchev en la URSS. Por el contrario, el presidente Deng Xiaoping no negó la importancia de Mao y reconoció que bajo su liderazgo se sentaron las bases materiales y técnicas del desarrollo del país, al adaptar el marxismo a las condiciones concretas de China e iniciar el proceso de unificación y de industrialización (Deng, 1979A, 1982, 1984).

 

La economía de mercado como complemento

El nuevo modelo que nace de las reformas de 1978 se conoce como Economía Socialista de Mercado o Socialismo con Características Chinas (Deng, 1979A, 1984), y consiste en el empleo de la economía de mercado como forma de desarrollar las fuerzas productivas, pero manteniendo como pilar el modelo socialista de economía planificada. En este orden de ideas, la economía de mercado es instrumentalizada para lograr los fines económicos del PPC, apoyándose en parte, en la inversión extranjera regulada (Deng, 1979A) como se explica en el post El modelo chino y la manufactura de su desarrollo. 

Si bien el crecimiento económico requiere de grandes inversiones en maquinaria y equipo, su empleo eficiente en el proceso productivo es crucial (De Long y Summers,1992). Es en este sentido que Deng Xiaoping aseveró que los esfuerzos deben conducir a resultados prácticos y debe ser estimulado en el puesto de trabajo de manera que los eslóganes vacíos quedarían en el pasado. No se trata solo de tener recursos disponibles, sino de aplicar la racionalidad económica capitalista en su gestión. Por tanto, de forma explícita el líder comunista planteó que, para facilitar el progreso económico, se requería de empresarios y empresarias capaces de administrar los recursos viendo oportunidades de negocio a través de las demandas del mercado, ya no bajo el esquema top-down de asignación de recursos financieros, sino con el empleo de préstamos de la banca con tasas de interés, donde se identifique oportunidades de negocio adelantando dinero en función de la rentabilidad de los préstamos (Deng,1979B).

Deng resaltaba la complementariedad de la economía de mercado y el socialismo: la primera tiene como principio la generación de riqueza material, mientras que el segundo tiene como principio la reducción de la pobreza a través de la redistribución (Deng, 1984). Por otra parte, en su visión, el Estado era el gran administrador y distribuidor al que le pertenece en primera instancia la riqueza creada, luego le pertenece a la gente (Deng, 1985).

En 1979 en un foro ante secretarios del PCC, expuso su mirada respecto al “reajuste económico” a través de un ejemplo donde se entiende que el Estado debe encargarse de lo grande, del “ferrocarril”, mientras que la iniciativa privada, de lo pequeño: las duchas, baños y demás bienes y servicios que requieren los trabajadores para su comodidad (Deng, 1979B). El sector privado, en su naturaleza, recibe los estímulos que el sector público no, y cumple con su tarea complementaria de mejora de bienes y servicios. En este orden de ideas, el modelo mixto propuesto no es más que el empleo de ambas manos: la mano visible del Estado y la mano invisible del mercado (John Ross).

 

Ultimas apreciaciones     

Como economía en transición (transitional economy) es complejo saber qué dirección está tomando dicha transición; es difícil conocer si en China se desarrollan las fuerzas productivas del capitalismo sirviéndose del Estado o, por el contrario, se está desarrollo la capacidad productiva del socialismo instrumentalizando la empresa privada.

Los cambios que permitieron la entrada del capitalismo han perdurado en el tiempo y parece no ser un tipo de retirada estratégica que aplicasen los soviéticos con la Nueva Política Económica (Lenin, 1921). Las medidas adoptadas fueron objeto de controversia entre la ortodoxia comunista, incluso entre los que proponían cambios hacia la inclusión de mecanismos de mercado, como por ejemplo Chen Yun, quien teorizó el modelo mixto chino con la metáfora del mercado como un ave en la jaula del plan socialista y que en 1984 se convirtió en crítico de la dirección que había tomado las reformas al considerarlas demasiado inclinadas hacia el capitalismo.

Indudablemente a partir de las reformas, China entró en una dinámica capitalista donde el mismo Deng Xiaoping reconocía que los flujos de capital extranjero están en función de la tasa de ganancia que pueden extraer los capitalistas, dado el precio de la mano de obra, la disponibilidad de los recursos naturales y la solvencia del país (Deng, 1979B), de manera que el partido debe mantener la estabilidad macroeconómica para que el capital privado extraiga plusvalía. Incluso hoy en día existen millonarios chinos invirtiendo en el exterior, como lo ilustra el Washington Post y operan con la misma dinámica anti laboral –sindical –que cualquier país capitalista (como se evidenció en el documental American Factory).

El líder comunista argumentaba que la tarea principal del socialismo es el desarrollo de las fuerzas productivas y la eliminación de la pobreza, y que la precariedad económica no es socialismo, ni mucho menos comunismo (Deng,1984). A raíz de las reformas, China ha demostrado gran capacidad de reducción de la pobreza (Lin, 1998), sin embargo, Deng Xiaoping también entendía por socialismo la no polarización del ingreso (Deng, 1985).  En la actualidad, eso es lo que vemos en China: pasó de tener una distribución del ingreso similar a la de los países nórdicos más igualitarios, a ser similar a la de los Estados Unidos, como lo muestran las estimaciones de Piketty, Yang y Zucman.

Por otro lado, argumentaba que la base económica socialista era lo suficientemente extensa como para absorber miles de millones de dólares de inversión extranjera sin ser sacudida en absoluto (Deng, 1979B,1984). Si bien el PCC se ha limitado a regular al capital en lugar de abolirlo, hasta el momento la burocracia mantiene su independencia de la clase capitalista y ha demostrado que los magnates no son los que gobiernan; como se reconoce en un análisis desde el marxismo. También es cierto, como lo señaló Deng Xiaoping, que la reversión de la política de apertura y del dinamismo del mercado doméstico constituiría la reducción de la calidad de vida de la mayoría de chinos y la pérdida del apoyo popular al partido comunista (Deng, 1984B).

 

Referencias

Bukharin (1921) The New Economic Policy of Soviet Russia. https://www.marxists.org/archive/bukharin/works/1921/07/08.htm

Cheng Chu Yuan (1971). The Economy of Communist China, 1949-1969. Michigan Papers in Chinese Studies. https://library.oapen.org/bitstream/handle/20.500.12657/41818/9780472902200.pdf?sequence=1

De Long, J. Bradford. & Summers, Lawrence, H. The Quarterly Journal of Economics, Vol. 106, No. 2 (May, 1991), 445-502.

Deng Xiaoping (1979 B). Some Comments On Economic Work.

Deng Xiaoping (1979A). We Can Develop a Market Economy Under Socialism

Deng Xiaoping (1982). China’s Historical Experience in Economic Construction

Deng Xiaoping (1984A). Building a Socialism with a Specifically Chinese Characteristics

Deng Xiaoping (1984B). One Country, Two Systems

Deng Xiaoping (1985). Bourgeois Liberalization Means Taking the Capitalist Road

Lenin, V. I. (1921) The New Economic Policy and the Task of the Political Education Departments.

Lin, Justin (1998). Demystifying the Chinese Economy. Australian Economic Review. vol. 46, no. 3, pp. 259–68

Preobrazhensky, E. (1926). The New Economics. Clarendon Press, Oxford. P.285

Raymond C L Yeap, 2007. The Theory of Transition in China: The Thought of Liu Shaoqi. School of East Asian Studies.

VISTAS: 311
Categorías
Sin categoría

El modelo chino y la manufactura de su desarrollo

Ilustración realizada por el autor del artículo

China se ha convertido en una economía enigmática. Su apabullante crecimiento económico sostenido en el tiempo, sumado a su gran tamaño, ha llevado al país a constituirse en un poderoso polo económico que hace contrapeso a las demás naciones industrializadas.

Si bien China se ha apoyado en salarios bajos, como históricamente lo hicieron los países pobres que buscaron acumular capital, su modelo económico ha mostrado con creces ser exitoso: sus aceleradas tasas de crecimiento se han registrado junto a un sustancial cambio tecnológico. Todo esto ha permitido una fuerte reducción de la pobreza (Lin, Fang y Li, 1998) con incremento real de los salarios, algo de lo que hablase Marx (1865) al reconocer que con la acumulación de capital viene el fortalecimiento de la posición negociadora de los trabajadores sobre su salario, aunque no de forma permanente.

En El Pequeño Libro Rojo, Mao Tse Tung (1966) reconoce en el ahorro un elemento clave para la expansión de la producción. Hoy existen pocas dudas de que el ahorro y las extraordinarias altas tasas de inversión han permitido el acelerado crecimiento económico de China (Knight y Ding, 2009). La asignación de recursos para la ampliación de la capacidad productiva es un elemento común de toda economía que se acelera.  Sin embargo, diversas experiencias a nivel internacional han mostrado que para que ocurra dicha dinámica expansiva de inversión y crecimiento económico de largo plazo, se requiere acumulación de capital en el sector de la industria manufacturera que permita trepar la escalera tecnológica (Chang, 2003; Chang, 2007; Chang, 2010), como es el caso de los países asiáticos, incluida China (Lin Y Chang, 2009).

 

El modelo mixto chino

El país aprovechó los siguientes dos elementos. Por un lado, las ventajas del mercado para la creación de bienes con valor de cambio (precio y ganancia), en donde existe competencia entre empresas privadas y hay enriquecimiento individual. Por otro lado, aprovechó la planificación y producción de empresas públicas en donde el Estado mantiene el monopolio en la producción de bienes con valor de uso, buscando suplir necesidades de la población sin enriquecimiento individual. En este sentido, China ha usado ambas manos, como escribiera John Ross; la mano visible del Estado y la mano invisible del mercado.

China aprendió de los errores del campo socialista, realizando reformas de mercado antes que los soviéticos y en medio de la popularidad de la que gozaba el socialismo, lo que les permitió mantener la estabilidad política y su independencia nacional bajo las directrices del partido comunista (ibid).

Pareciera que el modelo chino es el desarrollo lógico de las indicaciones que en su momento hiciera Mao Tse Tung, quien, en su crítica a Stalin señalaba que dentro del socialismo la propiedad privada se mantenía a pesar de la planificación de la economía, y de tal forma, mientras los bienes de capital se encuentren bajo el comando de la burocracia, los bienes de consumo deben estar bajo la lógica del mercado. El partido comunista chino, tomó lo grande, el hierro, y delegó lo mediano y lo pequeño a los capitalistas que buscan la ganancia regidos por la ley del valor, habida cuenta del reconocimiento de la dificultad dentro de la planificación en virtud de la dimensión de lo que se planifica, en donde la burocracia puede definir el valor de uso de la industria pesada e infraestructura, pero encuentra dificultades en la planificación de los múltiples bienes de consumo al no definir su valor de uso, como lo expresa Saikat Bhattancharyya.

También, en la visión de Mao, dicha producción mercantil en un contexto socialista es producción mercantil que le sirve al proyecto socialista. Así pues, lo que han hecho los chinos es utilizar la producción de mercancías, pero manteniendo la planificación y el papel medular de la producción de bienes de uso por parte del Estado; como lo dijera Mao (2004) nueve años después de la revolución de 1949:

la ley del valor no tiene una función reguladora. La planeación y la política a cargo juegan ese rol… es decir, (la ley del valor) no tiene función determinante. La planificación determina la producción, por ejemplo, para cerdos o acero, no usamos la ley del valor; confiamos en la planeación (p.9)

Entonces, las reformas de mercado de 1978, que le dieron cabida a la inversión extranjera directa, sería la continuación de una directriz ya trazada, pero esta vez, apoyada en la producción mercantil extranjera a través del intercambio comercial internacional.

Las reformas de mercado, a pesar de darse en un país controlado por el partido comunista, significaron un buen negocio para los capitales extranjeros, que veían en China un mercado de productores y consumidores del cual beneficiarse. Así, los chinos tomaron ventaja de la inversión extranjera directa, condicionándola para que las multinacionales transfirieran conocimiento y tecnología con el propósito de aprender y modernizar la economía, como se explica en el post Deng Xiaoping y la herramienta capitalista en la maquinaria económica china.

La acumulación de capital y capacidad productiva viene liderada por criterios de producción movida por la rentabilidad, no por asignación decretada desde arriba sin criterio económico por parte del buró político. Los datos mostrados por Knight y Ding (2009), evidencian que la inversión medida como porcentaje del PIB, la mayor parte entre 1995 y 2005, fue efectuada por las empresas (alrededor del 29%), seguida por los hogares (entorno al 5%) y el gobierno (que aumentó del 2.8% al 4.1%). Desde otro ángulo, si se descompone la inversión por sector, las empresas explican tres cuartos del total invertido. Por otro lado, las empresas privadas entre 1994 y 2003 no obtuvieron participación en el presupuesto del Estado, mientras que las empresas estatales y de propiedad colectiva fueron financiadas en un 11% y un 5-5% por el Estado, respectivamente.

Lin (1998, 2004) argumenta que la estrategia de China radicó en la explotación de sus ventajas comparativas identificadas por el mercado, pero apoyadas por el Estado. Se montaron industrias intensivas en mano de obra, un factor productivo del que tiene abundancia y bajo precio relativo, que le permitió competir en los mercados internacionales y generar excedentes para la inversión. Luego, con la acumulación de capital el país se volvió competitivo en industrias intensivas en dicho factor productivo y de mayor sofisticación tecnológica.

 

Manufactura como palanca del desarrollo

El país hace parte del patrón histórico que evidencia que los países que se industrializan lo hacen gracias a la intervención del Estado (Chang, 2003, 2007). Como lo argumentan Murphy, Shleifer, Vishny (1989), teóricamente se entiende que el Estado puede servir de coordinador de las actividades industriales y encausar la economía hacia un equilibrio de industrialización con alta productividad (rendimientos crecientes a escala).

China ha mostrado un alto nivel de industrialización medido por la participación del 32% del valor agregado de la manufactura en el Producto Interno Bruto entre 2004 y 2011. Si bien es cierto que la manufactura pierde paulatinamente peso en la producción total, ésta todavía sigue estando muy por encima de países como Japón, Singapur, suiza y Alemania, cuatro de los países más industrializados del mundo.

Por lo menos hasta finales de los 90s, China priorizó sus objetivos de producción y empleo sobre los objetivos de rentabilidad, conservando sus empresas estatales y manteniendo su política de flexibilidad presupuestal para mantener los altos niveles de inversión. Después vendrían las reformas en su sector público, con privatizaciones como forma de incrementar su rentabilidad (Knight and Ding, 2009). Sin embargo, nunca abandonaron su política industrial, como lo afirmó en 2018 White House Office of Trade and Manufacturing Policy de los Estados Unidos, al catalogar dicha intervención estatal como una amenaza que distorsiona los precios internacionales.

 

Conclusión

En suma, la estrategia china consistió en mantener la inversión y la producción respaldada por el Estado, permitiendo que los trabajadores aprendieran en el oficio a través de la producción acumulada en el sector manufacturero, que se caracteriza por presentar altas productividades, y dando salida a sus productos por medio del mercado externo (Knight y Ding, 2009), pero mejorando la rentabilidad y creando excedentes a través del sector privado (Lin Y Chang, 2009). Es así como China habría logrado el cambio estructural que se refleja en su actualización tecnológica, haciendo concesiones económicas mas no políticas, como una vez lo hicieran los bolcheviques (Bukharin, 1921); restaurando el capitalismo, pero preservando el partido comunista el mando central de la economía, en lugar de un grupo de magnates (ver aquí y aquí sobre la gente adinerada en China y el magnate Jack Ma).

 

Referencias

Bukharin, Nikolai. The new policies of soviet Russia, Chicago: C.H. Kerr & Co., 1921, pp. 43-64.

Chang, Ha-Joon (2003). Kicking Away the Ladder: The “Real” History of Free Trade

Chang, Ha-Joon (2007). Bad Samaritans: the myth of free trade and the secret history of capitalism. Bloomsbury Press.

Chang, Ha-Joon (2010). 23 things they don’t tell you about capitalism. ALLEN LANE an imprint of PENGUIN BOOKS

Knight, John. y Ding, Sai (2009). Why does China invest so much? University of Oxford.

Lin, Justin (2004). Lessons of China’s Transition from a Planned Economy to a Market Economy. Peking University and Hong Kong University of Science and Technology

Lin, Justin. Fang, Cai. y Li, Zhou (1998). The China miracle: development strategy and economic reform.

Lin, Justin. y Chang,  Ha-Joon. Should Industrial Policy in Developing Countries Conform to Comparative Advantage or Defy it ? A Debate Between Justin Lin and Ha-Joon Chang. Development Policy Review, 2009, 27 (5): 483-502

Mao Tse Tung (1966). Quotations from Chairman Mao Tse Tung. The little red book. Foreign Language Press: Pekin.

Mao Tse Tung (2004). Critique of Stalin’s Economic Problems of Socialism in USSR.

Marx (1865). Salario, precio y ganancia. Editorial Progreso Moscú.

White House Office of Trade and Manufacturing Policy. (2018). How China’s Economic Aggression Threatens the Technologies and Intellectual Property of the United States and the World. Recuperado de https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2018/06/FINAL-China-Technology-Report-6.18.18-PDF.pdf

VISTAS: 311