Categorías
Sin categoría

Rusia, del colapso económico al resurgimiento con Putin, algunos datos económicos

Illustration made by the author of the article.

La popularidad del presidente de la Federación de Rusia, Valdimir Putin es relativamente alta entre los rusos y se ha mantenido a lo largo de su gobierno con una aprobación a su gestión de alrededor del 75% (ver aquí). En este post se ilustran algunos aspectos económicos que podrían explicar en parte dicha popularidad.

 

Restauración del capitalismo mediante la terapia de choque  

Tras la desintegración del proyecto socialista soviético, Rusia fue sometida velozmente a un paquete de reformas, promovidas por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y los Estados Unidos. Dicho paquete de reformas se conoció como “terapia de choque” (shock therapy) y se aplicó de manera rápida y sin tener en cuenta las especificidades de la economía del país para instaurar las bases de una economía capitalista.

De acuerdo con Stiglitz (2002), dicha “terapia” consistió en la liberalización de precios y en la estabilización macroeconómica. 

Por un lado, se liberalizaron los precios que una vez fueron controlados por el Estado con el fin de que reflejaran el valor de mercado de los bienes y servicios, esto produjo una escalada brutal de precios que devoró todo el ahorro de los rusos.

Por otro lado, vino la estabilización macroeconómica. Para controlar los precios se contrajo la política monetaria a través de la subida de las tasas de interés, esto condujo a los rusos a una situación en donde la gran mayoría no tuvo la oportunidad de comprar las empresas públicas que se privatizaban; no tenían ahorros y las tasas de interés eran altas. Además, faltaron instituciones financieras de mercado que permitieran a las empresas capitalizarse para emprender la producción. En suma, la brutal caída del producto en este periodo fue mayor a la presentada durante la segunda guerra mundial, como lo señala Stiglitz (2002).

 

Gráfico 1. Crecimiento económico de la URSS y de Rusia.

Figure made by the author with data from Angus Maddison for USSR’s GDP and Penn World Table 10.0 for Russia’s GDP.

Ross (1992) afirma que los monopolios cambiaron de propiedad, del Estado al sector privado, iniciándose un proceso de acumulación de capital privado a través de aumentos de precios con caída de la producción (típica optimización monopolista de libro de texto). Luego, vinieron la política de ajuste ya mencionada por Stiglitz (2002) para controlar la alta inflación. Esta solo se controlaría a partir del año 2010 cuando la tasa de crecimiento del índice general de precios se mantuvo en un digito y decreciendo consistentemente.

 

Figure 2. Variación porcentual del Indice de Precios al Consumidor en Rusia

Figure made by the author with data from the World Bank

Ross (2016) también habla del inicio de un proceso de privatizaciones de las empresas públicas, orientado por teorías equivocadas del crecimiento económico que sobreestimaron las virtudes de la actividad privada en el crecimiento de la productividad y de la economía en su conjunto, y subestimaron el impacto de la inversión en capital físico e insumos intermedios. 

La descapitalización del país fue evidente. En el gráfico 3 el capital por trabajador es medido en el eje izquierdo y la inversión en el eje derecho. El capital por trabajador cayó dramáticamente con la caída de la inversión, la cual decreció  cuatro quintas partes entre 1990 y 1998 (su punto más bajo), ninguna de estas dos variables alcanzó los niveles que presentaron en 1990. En otras palabras, el trabajador promedio en Rusia contó con menos maquinaria y equipo para producir que con la que contó en 1990.

 

Gráfico 3. Capital por trabajador e inversión 

Figure made by the author with data from Penn World Table 10.0

 

Con el colapso de la URSS y el advenimiento del régimen capitalista en la Federación de Rusia, el desempleo volvió a constituir un mecanismo para disciplinar la mano de obra, creciendo de forma sostenida durante la crisis económica hasta el año 1998.

 

Figure 4. Tasa de desempleo en Rusia 1991-2020

Figure made with data from the World Bank.

 

La realidad rusa es análoga a la de Chile, años antes la terapia de choque había producido efectos similares allí, cuando una junta militar se tomó el poder a sangre y fuego en 1973 e implementó las recetas liberales que años después implementaría Rusia. En Chile la terapia eliminó la hiperinflación y los precios bajaron a partir del 1974, pero la tasa de desempleo se disparó en los primeros años de dictadura y luego en los años 80s volvió a tomar fuerza acompañada de una alta inflación que alcanzó su pico entre 1984 y 1985, 30,7% en el índice de precios al consumidor anual de acuerdo con los datos del Banco Mundial.

 

Figure 5. Tasa de desempleo efectiva y tendencia en Chile

The figure is taken from Naudon, Alberto. & Peraz, Andres (2018).

Los resultados de la terapia de choque en Rusia se pueden resumir en el comportamiento de la dimensión más básica del nivel de vida, las calorías (Allen, 2003). El gráfico 6 muestra el claro colapso en el suministro calórico del país a inicios de los 90s y su posterior recuperación; la caída fue tal, que le tomó al país 8 años alcanzar el nivel que tuvo en 1993.  

 

Gráfico 6. Suministro de Calorías diarias por persona en Rusia

Figure made by the authors with data available in Our World in Data.

 

Recuperación económica y gasto militar

Desde  luego, en pleno colapso económico Rusia no tenía mucho que hacer para mantener un aparato militar lo suficientemente fuerte para hacerle frente a la expansión de la alianza militar de sus enemigos (OTAN) hacia sus fronteras. No obstante, como se ve en el grafico 1 para el año 2010 la economía rusa se había recuperado y alcanzado su nivel pre-colapso, y su gasto militar  como porcentaje del PIB (grafico 7 abajo) ya sobrepasaba el de Estados Unidos; estaba en condiciones de retomar su protagonismo internacional respaldado por un ejercito que, con todas y sus fallas mostradas en Ucrania, ha demostrado capacidad de desarrollar una guerra en territorio ajeno.

 

Figure 7. Gasto militar como porcentaje del PIB de Rusia

Figure and calculations made by the author with data from the Penn World Table 10.0 for GDP and SIPRI 2021 for military expenditure as a percentage of GDP.

 

Cabe resaltar que la Federación de Rusia heredó una economía reprimarizada e importadora de maquinara y equipo dependiente del comercio con sus propios enemigos. La URSS, por su naturaleza como país centralmente planificado con una brecha persistente entre los productores y los consumidores (the supplier-consumer gap), nunca superó las barreras impuestas por la falta de incentivos a la innovación en campos distintos al del sector defensa, donde sí había estímulos fuertes para innovar y mantener estándares de calidad debido a la vinculación directa con el politburó (lo que sería un reducido supplier-Ministry of Defense gap). Para profundizar en este punto se puede ver el reporte de la CIA  (1986) titulado Soviet Intensive Economic Development in Perspective.

Los datos del Banco Mundial muestran que a la entrada del siglo XXI Rusia mantenía un nivel de industrialización mucho  mayor al presentado en el 2020, medido como la participación de la industria manufacturera en la totalidad del producto (PIB). Los datos solo están disponibles a partir del 2002, pero esto podría sugerir que el país solía tener un mayor nivel de industrialización antes de dicho año. Este proceso de desindustrialización o perdida de protagonismo de la industria manufacturera no es exclusivo de Rusia, hace parte de un patrón internacional que se presenta en muchas economías donde sectores como el de servicios toma gran relevancia. 

 

Figure 8. Industrialización, valor añadido (porcentaje del PIB)

The figure was made by the author with data from the World Bank database.

Sin embargo, el grafico 8 también evidencia que en los últimos años la manufactura ha empezado a recuperar terreno  como porcentaje del total de la economía, lo que posibilita una reindustrialización de largo plazo,  algo que, aunado al crecimiento económico, con caída del desempleo y baja inflación, indica una clara recuperación de la economía rusa de largo palzo a partir del colapso sovietico. 

 

Indicadores sociales y últimos comentarios

Con el antecedente del colapso económico de principios de los 90s y la posterior recuperación, no es sorpresivo que el gobierno de Valdimir Putin  cuente con relativa alta popularidad entre los rusos, con una aprobación que gravita alrededor del 75% desde inicios del siglo XXI (con presidencia de Dmitry Medvedev 2008-2012).  

Si nos fijamos en los datos revisados arriba, los indicadores de la economía rusa mejoran al final de los 90s, coincidiendo con el inicio del mandato de Putin. 

En contraste, es sabido que desde sus inicios en 1999 el gobierno de Putin ha coexistido con los oligarcas. En uno de sus artículos de opinión en el New York Times, Paul Krugman plantea la idea de que en Rusia existe una fuerte fuga de capitales hacia paraísos fiscales. Krugman cita algunas investigaciones, una de las cuales estima que la riqueza escondida en exterior es de alrededor del 85% del PIB (ver aquí).

Se podría pensar que un gobierno oligárquico aumentaría la desigualdad social y deterioraría las condiciones de vida de la población en general, sin embargo, algunos indicadores sociales han mejorado. Por ejemplo, el índice de desarrollo humano de las Naciones Unidas ha presentado un constante avance en Rusia desde la llegada de Putin (ver aquí), al igual que la disponibilidad calórica anteriormente mostrada en el gráfico 6, y es una sorpresa que el índice de Gini se haya reducido de 0.37 a 0.35 entre el 2014 y el 2018, mostrando una leve variación, pero al menos,  significa una mayor igualdad en la distribución del ingreso, aunque no ha sido exclusivo de Rusia, otras ex repúblicas soviéticas han mejorado este indicador e incluso han partido de un mayor nivel de igualdad en la distribución del ingreso de acuerdo a los datos del Banco Mundial.

Hay que señalar que el índice de Gini deja de lado la distribución de la riqueza (propiedad de los activos no líquidos), y por tanto, da una idea muy vaga del nivel de igualdad de una sociedad y como ésta se relaciona con sus gobernantes (ver aquí los datos de Piketty sobre desigualdad del ingreo en Rusia).

Se debe aclarar que el propósito de este post fue mostrar algunos datos de la economía rusa para tener una idea del contexto ruso, no hacer un análisis exhaustivo del gobierno de Vladimir Putin. 

Por último, cabe señalar que, a partir del colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en 1991, los destinos del pueblo ruso han sido dictaminados por el capital, no por la clase trabajadora organizada. Esto parece que no lo entienden aquellos que ven en Vladimir Putin el renacer de un proyecto político que rivaliza con el capitalismo, como en su momento lo fue la URSS. Nada de eso, al parecer la Rusia de Putin se acerca mucho más a la historia pre-soviética, pero dicho tema no es menester de este post. 

 

Referencias

VIEW: 311

Medardo Alfonso Palomino Arias

Por Medardo Alfonso Palomino Arias

Economista y Magister en Gestión Pública graduado en la Universidad Santiago de Cali, Colombia. He sido Profesor desde el año 2014 en distintas universidades de Cali. En la actualidad me encuentro adelantando estudios y viajando en Australia. El proposito de mi blog es difundir conocimiento sobre economía y brindar un espacio para el debate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *